Astronomía

Los telescopios, una vista al universo

 

El ojo del hombre está muy limitado, apenas alcanza a distinguir objetos hasta cierta distancia, por eso cuando se interesó en el universo, fue necesario inventar un instrumento que le permitiera darle una vista para descubrir sus misterios.

Los telescopios son un instrumento que hoy en día cuentan con una excelente potencia para observar el universo y, además, que podemos tener en casa. Anteriormente, ver las estrellas solo era posible desde un observatorio, pero por fortuna para los aficionados a la astronomía, esto cambió.

Los telescopios cuentan con características diferentes que permite a las personas adecuarlos a sus necesidades de uso; porque a veces no solo se quieren solo para ver planetas, también para enfocar objetos en la tierra. Por ejemplo, los telescopios refractores son los más utilizados por los que se están iniciando en esta afición de observar el universo. Son fáciles de utilizar y ofrecen una buena vista del espacio.

Los telescopios con características reflectoras dan una vista nítida, pero no son buenos cuando se trata de enfocar objetos en la tierra. Y están los catadióptricos, un telescopio compuesto que suele ser utilizado por los profesionales, ya que no solo ofrece una excelente visibilidad, sino que también se puede obtener fotografías de los objetivos que hayan sido avistados. Su uso es un poco más complejo, pero al seguir las instrucciones y con la práctica llegarás a conocer el instrumento, así como a facilitar su uso.

Cuando se quiere observar el universo con un telescopio, es muy importante que se esté en un lugar donde sea fácil lograr la visibilidad. No debe haber contaminación lumínica; las épocas o zonas de mucha pluviosidad tampoco son una condición que permite disfrutar de ver el espacio con facilidad. Un cielo despejado y un telescopio de buena potencia harán que tengas el universo a tu alcance.       

Cómo interesar a los niños en la astronomía

 

La astronomía es una ciencia que interesa a los adultos y a los niños por igual, hasta el punto de convertirse en una afición de por vida. Son innumerables las personas que pasan horas observando el universo con sus telescopios para conocer en detalle las constelaciones y galaxias. Iniciar a los niños en esta interesante afición de la astronomía es bastante sencillo.

Uno de los primeros pasos que se debe seguir para interesarlos en la astronomía es utilizar recursos bibliográficos o de internet para hacerlos conocer los planetas, los sistemas solares y todos aquellos elementos que involucren lo que hay en el universo. Durante las noches, es recomendable observar el cielo nocturno con el niño y explicarle por qué brillan las estrellas y todas esas anécdotas que hacen interesante al universo.

Estimularlo a comprobar por él mismo lo que ha aprendido es otra manera de incentivarlo a conocer la astronomía. Bien se le puede comprar juegos que pongan en práctica sus conocimientos o hacer experimentos. Por ejemplo, comprar un telescopio que le permita ver más allá de lo que se alcanza la simple vista puede ayudar a que su interés se incremente. Ver a través de un telescopio es algo que gusta tanto a los adultos como a los niños.

La tecnología de hoy en día también puede proporcionar herramientas útiles para enseñar a los niños sobre astronomía. Algunos software dan una experiencia casi real de explorar el sistema solar y sus alrededores, mientras se lee mucha información sobre los planetas, galaxias y los sistemas solares a medidas que se visitan uno a uno.

La interactividad que ofrecen estos programas es muy entretenida al tiempo que brinda mucho aprendizaje sobre astronomía. Las aplicaciones que se pueden instalar en los teléfonos inteligentes también proporcionan herramientas para desarrollar el interés de los niños por esta ciencia.

 

 

Recomendaciones para observar un eclipse solar sin riesgo para los ojos

 

Los eclipses solares son los fenómenos astronómicos más espectaculares que una persona puede apreciar. Esto porque son unos evento que no se repiten con regularidad, ya que pueden pasar muchos años para repetirse dicho evento. El pasado 21 de agosto en los Estados Unidos, específicamente en 10 de sus estados, se pudo apreciar un eclipse solar en su máximo esplendor cuando la luna tapó por completo la luz del sol. Si bien este fenómeno es muy atractivo para el público, es muy importante seguir algunas recomendaciones para observar un eclipse solar sin riesgo para los ojos que son sensibles a los rayos ultravioletas del astro rey.

La principal recomendación que hacen los expertos en el cuidado de los ojos es no mirar al sol sin protección, tal como pueden hacer muchas personas que no tienen conocimiento sobre lo dañino que es esta acción para la visión. Incluso, se cree erróneamente que es seguro observar un eclipse utilizando radiografías, diapositivas o cristales ahumados, pero estos elementos no poseen los filtros requeridos para proteger al ojo de los rayos ultravioletas. Aun cuando se utilicen telescopios o prismáticos, es necesario utilizar lentes especiales. Un alto porcentaje del público desconoce que observar al sol sin protección, aunque sea por pocos segundos, causa ceguera instantánea y permanente.

Para observar un eclipse solar de forma segura, es necesario utilizar gafas específicas para tal fin, que se pueden encontrar en tiendas y ópticas; estas gafas deben cumplir con normas como la ISO 12312-2 y que cuenten con las características necesarias para observar el sol sin poner en riesgo la visión. Otras opciones a las que se puede recurrir si no se tiene a la mano este tipo de gafas, son los filtros de grado 14 que utilizan los soldadores o los que tienen los sistemas de proyección. Si bien se pueden tener estos elementos al momento de presenciar un eclipse, se recomienda que no se observe al sol por un tiempo superior a los 30 segundos.